Consejos de mantenimiento

En general
Manipule sus joyas con precaución.
Quitarse las joyas para dormir, al lavarse las manos, al bañarse o para hacer deporte.
Evitar el contacto con perfumes, cosméticos y detergentes. Estos productos contienen partículas corrosivas susceptibles, a largo plazo, de alterar el metal y las gemas.

Plata 950
Este metal blanco tiende a oscurecerse con la acidez de la traspiración y la polución ambiente. Este proceso de patina natural es totalmente normal. El brillo se puede preservar gracias a la limpieza regular de su joya con un pañuelo suave. Sin embargo, recomendamos dejar que el tiempo «mejore» su joya; la aparición de una patina natural siendo el verdadero secreto del encanto de una joya precolombina.

Oro y vermeil (24K)
El oro no se oxida pero el vermeil (plata 950 bañada en oro 24K) puede alterarse o aclararse con el paso del tiempo, dependiendo de la frecuencia de utilización de sus joyas y del espesor inicial de la capa de oro depositada sobre su joya de plata. Se recomienda dorar su joya una vez al año.

Las piedras
Las piedras se limpian con un poco de agua tibia y jabón con una tela limpia y suave. Sin embargo, es importante no realizar este tipo de limpieza sobre las gemas como el ópalo, el coral, el ámbar, la turquesa y las conchas delicadas como el Spondylus, que son frágiles. Se recomienda confiar el mantenimiento de las gemas a nuestros expertos: contact@motche.com

Astucia de limpieza
Para limpiar una joya de plata, sumérgela en un recipiente con agua tibia donde se habrá previamente disuelto bicarbonato de sodio en polvo. Retire la joya y séquela bien con un paño seco y suave. Su joya debe ser completamente seca. Permite renovar el brillo de sus joyas sin rayarlas.

Cordones e hilos
En general, el hilo utilizado para montar los collares es de algodón encerado o de nylon. A largo plazo estos materiales pueden distenderse y oscurecerse. Se recomienda cambiar el hilo una vez al año.